No acercarlos a fuentes de calor o radiación solar, porque deteriora los tejidos haciéndolos más blandos, menos resistentes, se cuartean y secan si son de piel y pierden el color original del tejido si les da continuamente la luz solar. Dispuestos debajo de un aire...

leer más